Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

La última canción del guerrero

Eternidad
¿donde estas?
Arma desdichada de mi enemigo
que junto a mi no quiso cabalgar
te he buscado por desiertos y por mares
por los pueblos más recónditos
y por lejanos valles
selvas donde jamás
hubiera pisado nadie

Eternidad
¿donde estas?
ya me hago viejo
y la muerte de camino
a mi reino va.

Dime con quien te aliaras esa vez
por si yo también con el
me he de aliar
para que me de una momento de paz
un momento para soñar
un momento para luchar
un momento para que yo
me pueda sentar
al lado de
mi querida eternidad

TSI-NA-PAH

Podria haberse llamado rock
la música de Dylan lo escogió
para que en todos los viernes
el fuera su trovador

en su alforja podrás encontrar
a Jimi Hendrix
o Duane Allman
con su guitarra volar
Janis Joplin
profundamente respirara
TSI-NA-PAH ella cantara

gran baúl de bandas
que el destino la fama
no se lo otorgara
pero el gran TSI-NA-PAH
vida les dará

Y si tu
el que lees esto
y te preguntas
¿por que hay vida en el rock?
TSI-NA-PAH
te lo mostrara

viajes Erráticos

Desde la profunda Europa
Hasta la América
Desde el más alto
desde la más profunda Chiapas
hasta el castillo del malvado Vlad
y todo esto
sin moverte de tu sofá
fotos que dan vida
a incansables viajantes
que hacen de sus vidas
en cada día un nuevo caminar

Y si tu
que esto lees
quieres viajar en unos segundos
hasta llegar al África
pincha en viajes erráticos
un gran autocar
donde a muchos rincones
del mundo
te llevará.

Casa en ruinas

Hace muchos años, un grupo de amigos decidieron hacer una cabaña cerca de su casa. En ella las aventuras de unos críos se contaban por pares, casi siempre gamberradas, jejeje. Con el paso del tiempo, un nuevo crío llego al barrio. El era más guay, o muchos de los críos lo pensaron. Al poco tiempo, construyó una nueva cabaña, y todo el mundo fascinado por ella se fue quedando a uno solo. La cuestión es que un día le dijeron que lo que tenia el, no era bueno, que estaba casi en ruinas, y que se fuera con ellos. El crío no se lo pensó dos veces, pegó una patada a la cabaña, y se unió al nuevo grupo. Años más tarde miró atrás y se dio cuenta de que lo que podía haber sido suyo, lo había destruido por querer, o mejor dicho, por no querer luchar por lo que era suyo.

Moraleja... nunca destruyas tu propia cabaña, porque a alguien no le guste, o crea que por muy mala que sea; esa es tu cabaña, lugar donde pasara tu vida, y el único que realmente puede llegar a destruirla, eres tu y no los demás…

el camino del samurai

Un día, un samurai caminando se paró, se sentó en una piedra y con cara de pocos amigos se inmortalizó en ella. Estaba harto de luchar, harto de ver como su vida seguía siendo la misma, y no en el maestro que en algún momento de la vida, alguien lo iluminaría. Pero todo eran palabrerías, y el ya estaba harto, cansado de ellas.
Entonces un maestro pasó por su lado, y al ver tal estatua, sentada en esa roca, preguntó lo que le había pasado. El samurai con rencor le contó con todo detalle, y el maestro se echo a reír. El samurai se quedo atónito, no sabia que decir. Entonces escuchó.
- La vida no es el camino, que todos tenemos que contar, si no que tenemos que vivir, disfrutar. Si te crees que hasta ahora ya es la vida, estás equivocado, porque el surco de ella sigue y sigue, hasta que un día se pare, pero ese día tu y yo ya no estaremos hablando.