J. Edgar (2011) por Clint Eastwood

El director Clint Eastwood se vuelve a poner detrás de las cámaras. Para relatarnos una historia real basada en la figura del primer director del F.B.I. J. Edgar Hoover. Para ello cuenta con la participación de Leonardo DiCaprio dando vida a el señor Hoover, Naomi Watts como su secretaria Helen, y Armmie Hammer como Clyde Tolson mano derecha de J. Edgar.
En los últimos años de vida del director del F.B.I. J. Edgar, se ve envuelto en varios episodios escandalosos de la familia Kennedy, y en referencia a el presidente. A ello que el propio director decide escribir sus memorias, relatar su vida. En lo que su enfoque principal se basa, en la ley que instalo dentro del código penal para proteger los derechos de los menores ante un secuestro. La cual fue bautizada como ley Lindbergh. Además de luchar contra los comunistas y gangters. El señor Hoover se va creando una fama dentro del gobierno, que ha más de uno le llegara a asustar.


¿J. Edgar fue un director obcecado en defender y salvaguardar a la ciudadanía americana? o ¿fue un nuevo Joseph McCarthy con mucho más poder político? Su vida no fue todo negro sobre negro, hubo cosas que realmente hicieron que el poder político obtuviera más peso sobre la búsqueda de gangsters. Ante la ley más absurda que se pudo instalar en el país Norteamericano, la ley seca.  Pero al mismo tiempo lucho indiscriminadamente contra la propaganda comunista. Desahuciando e infringiendo la moral y ética sobre los derechos de cualquier ciudadano. Al mismo tiempo que sería tachado de oportunista, homosexual reprimido y de comprar publicidad con fondos del estado, que sería reflejada en cómics, cereales... Así mismo de hacer poner nervioso a más de algún presidente, con documentación que haría tambalear el poder de más de uno. Pero ¿por que no lucho de la misma forma como la que luchaba contra los comunistas o presuntos comunistas?
Sus métodos que en un principio pueden tener un valor real. Basado en buenas ideas, como la búsqueda de criminales a través de la huellas dactilares. Pero que luego serían malinterpretadas por el mismo. Vulnerando la libertad e infringiendo el derecho de privacidad de cualquier ciudadano. Al final de la película, te deja perplejo. .. un final donde pone mucho más en duda toda su autoridad. Dentro de la vida de un hombre que admiraba más a su propio cargo, que a las personas. Imponiendo leyes y reglas que el mismo nunca llegaría a cumplir.
Varias son las escenas con las que puedo quedarme de la película, siendo un reflejo de ella misma en unos instantes. Una es la de los dos ancianos, Edgar y Tolson, este último diciéndole todas las verdades sobre el propio Edgar que el nunca quiso oír, y otra es cuando esta hablando con un agente del F.B.I. Este se muestra junto a una ventana. Con parte del rostro en la sombra y el otro traspuesto a la luz. La imagen me recuerda mucho a los cómics policíaco. Transcrita a la perfección. Dentro del despacho de Edgar pero con un fondo que bien podría situarse en otro lugar. Compartiendo una confidencialidad que no tendría que salir de ahí.

Me ha gustado.- los papeles de los protagonistas están muy bien detallados, sus actuaciones muy logradas, y Clint Eastwood se le ve muy bien acoplado detrás de la cámara, sobretodo a la hora de jugar con los planos.

No me ha gustado.- muchos saltos de una época a otra son muy poco coherentes. A veces alarga tanto las escenas que se hacen un tanto aburridas.

Nota.- 7/10

Comentarios

  1. Tengo muchas gansa de verla, poco más puedo decir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Freaky Boy Hood...es una película que no defrauda su visión, y con mucho mensaje.

    Un abrazo y gracias por tu visita y comentario!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario